Escogiendo un gimnasio

Al participar en el programa Vive+® se recomienda que busque el asesoramiento de un entrenador o fisioterapeuta, quien podrá ayudarlo a realizar los ejercicios del programa JAMES®. Unirse a un gimnasio es también una opción efectiva, pero tal vez este es un mundo con el cual usted no está familiarizado. Gimnasio, fitness, culturismo… hay un montón de gimnacios y seguramente uno cerca de usted. Todos los gimnacios son diferentes y usted necesita sentirse cómodo en ellos.

Aquí le ofrecemos orientación sobre la elección de un gimnasio:

Bien atendido

Elegir un gimnacio con instructores calificados. Ellos serán capaces de comprender el programa y las precauciones que exige. Si hay varias personas calificadas, esto es una ventaja porque significa que siempre habrá alguien dispuesto a ayudarlo.

Muy acogedor y atento

No se preocupe; usted no será el único ciudadano mayor que cruce la puerta de un gimnasio o club de fitness - no están reservados exclusivamente para los jóvenes gimnastas y tendrá muchos programas que son adecuados para usted. Usted debe ser capaz de recibir asesoramiento y asistencia individual.

Limpio y bien equipado

Si ve vestuarios dudosos, duchas sucias, alfombras sospechosas o toallas deshilachadas: ¡huya!. Un buen gimnacio respeta a sus miembros y su salud. Busque un gimnacio bien equipado con variedad de aparatos y clases.

Fácil acceso

Aunque un gimnasio o club que esté cerca de donde usted vive (con estacionamiento) es lo mejor, no es necesario que elija el que sea más cercano a usted. Compare todos los gimnasios y clubes y sus instalaciones que se encuentren a una distancia aceptable para usted.

Amable 

Todos tenemos nuestras propias ideas de un buen ambiente. Decida el momento del día que más le convenga al ejercicio: ¿prefiere hacer ejercicio con otras personas de la tercera edad o con personas de todas las edades? ¿Qué pasa cuando el gimnasio es un poco más tranquilo, y quizá hay más espacio para su entrenamiento?. Recomendamos asistir al gimnacio en horas no pico para aprovechar la disponibilidad de personal. Generalmente es en la segunda parte de la mañana o a primera hora de la tarde.

Por último, Pruébelo

Pague por unas pocas sesiones de ejercicio antes de llevar a cabo una suscripción anual, y no dude en ser curioso acerca de las diferentes clases que se ofrecen en el sitio, con el asesoramiento del personal.

¿Por qué ir a un gimnasio?

Los argumentos a favor de ir a un gimnasio o club de fitness incluyen: acceso a los equipos necesarios, el acompañamiento de otras personas trabajando junto a usted y el acceso a los consejos de los profesionales. Gimnasios y centros de fitness abren en horarios determinados, lo que le permitirá organizarse mejor para realizar los ejercicios o tomar las clases que desee. También habrá oportunidades para probar otras actividades como ciclismo, remo, o correr sobre la máquina (¡perfecto para días lluviosos!) o clases de yoga, estiramientos, tai chi y pilates.

¿Qué tal los argumentos en contra de ir a un gimnasio? Usted realizará ejercicio con otras personas o en público, una atmósfera sudorosa y la música que escuchan puede que le guste o no. Usted podrá decidir u optar por ir o no ir al gimnasio siempre y cuando cuente con la fuerza de voluntad necesaria para ser constante en realizar los ejercicios y no tenga dudas en cómo hacer los movimientos.

El ritmo y la regularidad

Asegúrese de mantener un ritmo constante que a usted le sirva sin seguir el ritmo de otros para no sobreexigirse.

"He probado en dos gimnacios antes de encontrar el actual en el que hago mi rutina. No hay que sentirse avergonzado por ser nuevo o no saber cómo hacer la rutina." Bernardo, de 73 años de edad

Feedback Form