Ideas para el menú

"Uno debe comer para vivir, no vivir para comer", dice el conocido refrán.

El asesoramiento nutricional Vive+® ha sido concebido como una guía para acompañarlo durante tanto tiempo como sea posible, y fue fundado sobre los principios del sentido común de hacer cambios en el estilo de vida a largo plazo y para obtener un mejor equilibrio en su vida.

El programa Vive+ no proporciona una dieta específica, porque las dietas se basan en las privaciones y sólo se sostienen por una cantidad de tiempo específico. El peligro de las dietas es, de hecho, el concepto de compensación, esos momentos en los que uno olvida la dieta a cambio de unas pocas horas o días de excesos. De vez en cuando Vive+ le da el derecho a excepciones (una factura, papas fritas o una porción de torta), ¡pero no a los excesos!.

Vive+ ha proporcionado algunas ideas de menú equilibrado, sobre la base de "geometría variable", que a continuación se detallan. Usted debe leer todas ellas, le darán una idea de lo que es una dieta balanceada. Esto le dará una idea general de cómo continuar este equilibrio usted mismo y continuar comiendo sano y variado.

Recuerde – De vez en cuando usted tiene el derecho a excepciones ¡pero no a los excesos!.

Día 1 / Almuerzo 1

Un almuerzo abundante es perjudicial para sus actividades diarias.

Entrada: Comience con vegetales - zanahorias ralladas (con o sin pasas secas), ensalada de endibias (con o sin nueces), tomate, palta, lechuga, berro. Estos alivian el hambre y ayudan a la digestión. Optar por una salsa con aceite de oliva con un poco de jugo de limón, sal y pimienta.

Plato principal: Una tarta es aceptable, pero tenga en cuenta que la masa contiene almidón. Le recomendamos tartas sin tapa. La carne toma un largo tiempo para digerirse, lo que significa que es preferible comerla en el almuerzo. Carne a la parrilla, picada o pollo salteado con verduras, son otras posibles opciones. Todas estas recetas son buenas, pero se deben evitar las salsas. Pasta, arroz y papas le darán energía para lo que viene.

Postre: postres preparados con frutas frescas, yogurt y productos lácteos light.

Día 1 / Cena 1

Con el fin de digerir y dormir bien, es recomendable comer ligero. Si ha finalizado su sesión de ejercicio en la tarde, es probable que usted tenga hambre: no abuse de las entradas o del pan y la manteca, y limite las semillas y frutos secos.

Entrada: Si se come frío en verano y caliente en invierno, una sopa es ideal para el inicio. No obstante, usted puede preferir verduras, legumbres o una ensalada. Esta última, dependiendo de los ingredientes, contiene menos calorías, y también es una excelente fuente de carbohidratos de liberación lenta, proteínas, vitamina B, sales minerales y fibras.

Plato principal: ¿proteínas? Exactamente lo que necesita, pero estamos evitando la carne a la noche. Una pequeña tortilla acompañada por cualquiera de las verduras que le gusten o huevos duros con verduras verdes (espinacas, lechuga) son opciones válidas.

Postre: ha habido pocos azúcares en esta comida, lo cual le permite rematar con algo dulce, pero no se exceda.

Día 2 / Almuerzo 2

En este segundo día, ¡un pequeño viaje a Italia es seguro para alegrar su espíritu!. Las entradas son llamadas antipasti y 200 páginas no serían suficientes si se escribe una lista de todas las maravillosas antipasti que hay. Regálese un libro de cocina italiana para descubrir la amplia variedad que existe para usted.

Entrada: El morrón puede ser cocido en el horno, pelado, cortado en rodajas y rociado con jugo de limón y ajo picado. Dejar en la heladera durante una noche antes de servir. Una ensalada de lechuga con queso blanco o una ensalada de berenjena asada con un poco de aceite y vinagre.

Plato principal:

  • Milanesa de corte de ternera con vegetales (cocinados en una cazuela con el tomate, hierbas y la cáscara de una naranja) o trozos de carne magra servidos con salsa (algunos tomates con hierbas, cebolla y un chorrito de vino blanco cocidos a fuego lento). Allí usted tiene, el sol italiano a sus pies.
  • ¿Pasta como un solo plato? Tenga cuidado acerca de la salsa que elija, algunas pastas contienen panceta, huevos y queso parmesano. Elija pesto, bolognesa (carne picada en salsa de tomate) o espaguetis (cocine unas almejas con cebolla, ajo y perejil y sirva encima de los espaguetis).

Postre: Si usted tiene todavía un poco de hambre podría comer algo de fruta.

Día 1 / Cena 2

¡Noche de Pescado!. Decidir qué platillo (entrada o principal) con pescado. Todo el pescado es bueno, pero tenga cuidado de no comer demasiado de arenques en aceite.

Entrada: sardina, caballa o macarela marinada, frutos de mar (pero no demasiados, pueden aumentar los niveles de colesterol), mousse de atún en pan, anchoas y tomates. Todos estos pueden perfectamente ser comidos fríos.

Plato principal: Dado que fue a comprar pescado, ¿por qué no servir una buena taza de calamares, camarones o mejillones como plato principal?. También pueden ser comidos como entrada. ¿No hay mejillones sin papas?. Aquí hay un pequeño truco: corte las papas en cuartos, añada hierbas, rocíe un poco de aceite en la parte superior y póngalas en el horno a 180°C. ¡Sabroso y no frito!. En cuanto a la elección de los pescados, varíe sus opciones. En el horno, al vapor, sellado en un lado, o gratínados con un poco de queso rayado. Sólo recuerde que no quede demasiado cocido el pescado. Servir con hinojo, cocer acelga, endibia o puerro, y todos sus preferidos, hierbas secas o frescas.

Postre: frutas en un tazón de yogurt pone un final perfecto para esta comida.

Feedback Form